¿Qué prácticas atentan contra la integridad académica?

Todos conocemos la fábula de Esopo del grajo soberbio y el pavo real. En ésta, un grajo se adorna con las plumas de un pavo y trata de hacerse pasar por uno de estos. Pero los pavos lo desenmascaran y lo expulsan del grupo. Esopo escribe esta historia con un objetivo muy claro: “Para que nadie pretenda alcanzar la gloria por méritos ajenos” (Mañas Núñez, 1998: 172). Esta es en esencia la cuestión central de las prácticas deshonestas en el ámbito académico.


Pero más concretamente, ¿qué entendemos por “prácticas deshonestas” (o al decir de Esopo, “adornarse con plumas ajenas)? Toda práctica deshonesta supone siempre una falta de respeto hacia el trabajo ajeno y atenta contra dos principios:

·       el de la originalidad y

·       el de la veracidad científica.


el cuadro de la Mona Lisa (único en el mundo) junto a su autor: Leonardo da VinciEl diccionario de la Real Academia de la Lengua define lo original como, (“dicho de una obra científica): Que resulta de la inventiva de su autor”. Y añade: “Escritura, cuadro original: El original de una escritura, de una estatua” (RAE, 2015).  Aquí no se entiende “originalidad” –u original– como algo nunca visto, diferente a todo lo demás, novedoso… En este caso, por original se entiende que es el resultado de la inventiva del que se presenta como autor.


Es decir: es una práctica deshonesta cuando no es posible identificar correctamente al verdadero autor de un trabajo. Y eso se da, por ejemplo, cuando se traduce, se “copia y pega” (tal cual o ligeramente modificado) un texto sin citar la fuente.  O cuando se hace pasar un trabajo ajeno por propio, o se copia en un examen … O cuando se firman trabajos en los que no se ha participado...  Son múltiples las formas deshonestas de disponer del trabajo ajeno.

Quizá la expresión más actual sea la práctica de hacer llegar dicho trabajo a destinatarios que no han sido previstos por su auténtico autor – por ejemplo, cuando se suben los apuntes del profesor o de un compañero a una página web, sin haber pedido permiso antes.



múltiples representaciones de la Gioconda de leonardo da VinciOriginal significa, además, “único”: por ejemplo en el caso de una factura, solo se puede emitir un original, siendo lo demás copias. De ahí que no sea aceptable la práctica de entregar el mismo trabajo en diferentes asignaturas (o entregar el mismo artículo en dos o más revistas diferentes).

El segundo principio contra el que atentan las prácticas deshonestas, es el de la veracidad; es decir, cuando no se “dice, usa o profesa la verdad" (RAE, 2015) en cuanto al contenido.

Es inaceptable engañar al lector con resultados que no son veraces. Aquí entrarían los “hábitos” de “retocar”, silenciar, manipular o inventar datos científicos, ya se trate de estadísticas, referencias bibliográficas, de experimentos llevados a cabo en un laboratorio... Es fácil imaginar la gravedad de las repercusiones de esta mala práctica en el ámbito de la investigación médica.

Porque estas prácticas deshonestas siempre tienen repercusiones.



Enlace a video (youtube)



Last modified: Wednesday, 10 July 2019, 7:13 PM